Los primeros síntomas son enrojecimiento de la encía, inflamación, sangrado y una textura lisa, que da lugar a la gingivitis, que si no se trata, avanza hasta padecer la enfermedad periodontal conocida como piorrea. Como consecuencia de esto se pierden los dientes aunque estos estén sanos, ya que su sistema de agarre que es el hueso y tejidos que forman la encía se pierden.

También es fundamental para el bien de tu encía una limpieza profesional. Si hay sarro en tus dientes, los antisépticos no harán nada porque el sarro les impide llegar al diente. Los incisivos inferiores son los que más sufren la agresión del sarro, porque debajo de la lengua y justo en esos dientes, desenboca uno de los conductos portadores de la saliva, y es ahí donde más atención debes prestar.

Una encía sana debe ser rosa coral, no estar hinchada y tener una textura punteada. Debes evitar el sangrado de la encía porque es indicativo de que puedes tener algo serio y perder tus dientes por ello.

 

Tu Clínica Dental en Burgos

Pordomingo.es utiliza cookies para facilitar y mejorar la navegación de los usuarios. Para más información, consulte nuestra Política sobre el uso de cookies.

Acepto las cookies para navegar por este sitio web