/*cookibot/* /*la misma altura en los posts del blog */
947 257 793 - 650 655 407 info@pordomingo.es

Antiguo Egipto, cuna de la Odontología

En el antiguo Egipto ya se cuidaban la sonrisa y la salud dental. Se blanqueaban los dientes con una pasta que era el resultado de piedra pómez molida a la que se le incluía vinagre de vino y se aplicaba sobre los dientes. ¡Ojo, no intentar en casa!

 

 

La primera persona con título de odontólogo-dentista fué Hesy-Re, conocido como “el más grande de los médicos que tratan los dientes”.  Esto fue hace más de 5.000 años.

 

En el mundo existen pocas reliquias tan peculiares como el Diente de Budha Sri Lanka, pieza angular de una de las leyendas más apasionantes de la antigua Ceilán.

Arabia, la importancia de la higiene bucal

El profeta recomendaba limpiarse los dientes con un siwak, rama del árbol Salvadora pérsica, cuya madera contiene bicarbonato sódico y ácido tánico. El Islam enseña la importancia de la higiene corporal, así como de la mente.

Tibet, provincia de Zardandan

Marco Polo y la ciudad de los dientes de oro.
A cinco jornadas al este de Garajan, Marco Polo entró en la provincia de Zardandan, cuya capital era Nocian. Todos los habitantes de esta ciudad tenían dientes de oro, es decir, que la moda era entonces cubrir sus dientes con pequeñas láminas de oro, las cuales se quitaban cuando querían comer.

Mayas, desayuno con diamantes

¿Sabías que los Mayas adornaban sus dientes?
Adornaban sus dientes con jade, hematita, turquesa, cuarzo, etc.
Estos trabajos no eran realizados por cualquier persona, sino que existían especialistas en este arte. Se cree que estos artesanos eran principalmente mujeres.

Scribonius Largus

¿Sabías quién inventó la pasta de dientes?
El médico romano Scribonius Largus hizo grandes aportaciones a la higiene dental del siglo I de nuestra era. La fórmula original de la pasta dentrífica contenía una mezcla de vinagre, miel, sal y cristal machacado.

Gas de la risa

De diversión de caballeros a sedante dental.
El óxido nitroso hizo verdadero furor en la primeras décadas del siglo XIX, primero en los salones de los aristócratas británicos y después en reuniones y exhibiciones populares por todo el mundo. Fué en una de ellas cuando un jóven dentista estadounidense llamado Horacio Wells le encontró al gas de la risa una aplicación mucho más seria.

SI TIENE CUALQUIER DUDA O CONSULTA

NO DUDE EN CONTACTARNOS

En Clínica Dental Pordomingo puedes conseguir "tu sonrisa Pordomingo", estas son nuestras especialidades:

Implantologia

Contamos con las mas avanzadas técnicas implantologícas.

Periodoncia

La periodoncia es fundamental para una corecta salud buco-dental.